Juntos estamos todo los días
 
Los altibajos de la vida

Los altibajos de la vida

¿Por qué estás tan abatido, alma mía? ¿Por qué estás tan triste? ¡Espera en Dios!… Salmo 42:11

Una vez, los niños de la iglesia vinieron a visitarme a mi oficina. Uno de ellos me preguntó: “Pastor, ¿es cierto que Job nació el 30 de febrero?” Le respondí: “¿Por qué ese día?”, A lo que él respondió: “Job pidió que se quitara del calendario el día en que nació. Y el 30 de febrero no existe”. Ese niño nos enseña que nuestras perspectivas, incluso de adultos, son simplistas y no contemplan todo lo que Dios está haciendo en este momento.

Job es uno de los héroes de la fe en Hebreos 11, pero era solo un ser humano. En Job 3: 11-13, él, en otras palabras, hace tres preguntas: “¿Por qué no dejé de nacer? ¿Por qué nací? ¿Por qué no morí cuando nací? ”. Su lógica era: preferiría no haber existido nunca, porque no vivir no es sufrir. Sin embargo, esto es solo una verdad a medias, ya que no nacer también es perder todo lo bueno que ya hemos experimentado.

En su autocompasión, Job vio la muerte como un respiro de la confusión de la vida. Pero la muerte antes de que cumplamos el propósito de Dios es incredulidad, una loca autodestrucción. La vida no es perfecta. Tiene altibajos. Sin embargo, el Señor que está con nosotros en lo alto de las montañas también desciende a los valles para levantarnos y derramar Su gracia sobre nosotros.

Para superar la autocompasión necesitamos la comunión con Dios, quien nos ayudará a encontrar el propósito de vivir en cualquier circunstancia de nuestra vida.

Por:  Paschoal Piragine Junior